Es bien sabido que las estrellas venden, no hay más que ver la cantidad de revistas de famosos que existen en la actualidad. En Delcampe, algunas de las estrellas más experimentadas siguen teniendo mucho éxito, ya que han dejado su huella en el público con su talento y su físico inusual. En esa línea, queremos presentarles a seis grandes estrellas inmortalizadas en fotografías. Como pueden imaginar, este artículo no es ni mucho menos exhaustivo y solo espero que les deje un sabor a nostalgia.

Edouard de Max

Edouard de Max fue un actor de teatro francés de origen rumano. Comenzó su carrera de actor en 1889 en París. Dos años después, consiguió el papel de Nerón en Britannicus, lo que lo hizo famoso El actor es una de esas personalidades que no dejan indiferente. ¡O lo amas o lo odias! Amigo de Sarah Bernardt, es conocido por sus extravagantes actuaciones y sus trajes. Esta amistad le hizo trabajar con esta gran dama del teatro hasta 1911, aunque su amistad estuvo salpicada de disputas más o menos largas y sobre todo llenas de drama, ¡como los dos actores!

Edouard de Max entró en la Comédie Française en 1915 y se convirtió en su miembro número 355 en 1918. El actor no dudó en interpretar papeles escritos por autores jóvenes en los que creía para darlos a conocer De Max falleció el 28 de octubre de 1924 en París a la edad de 55 años a causa de una congestión pulmonar y ahora descansa en el cementerio de Montparnasse.

Hoy en día, el actor sigue siendo muy famoso entre los coleccionistas. Era uno de los iconos homosexuales de una época bastante antigua. En Delcampe, se pueden encontrar muchas fotos suyas cuyo precio supera fácilmente los 100 euros.

Josephine Baker, una artista comprometida

Primera celebridad negra a nivel internacional, la vida de Josephine Baker es digna de una novela. Baker dejó la escuela para casarse a los 13 años. Se divorció y se volvió a casar con Willie Baker, cuyo apellido mantuvo al año siguiente, pero lo dejó dos años después porque quería convertirse en una estrella.

Se trasladó a Nueva York y, tras varios rechazos, le ofrecieron un papel en un musical negro. Debe su buena fortuna a Caroline Dudley Reagan, que la contrató para tocar en la «Revue nègre» de París. ¡Fue allí donde lució su famoso disfraz de cinturón de plátano!

Se convirtió en animadora de revistas en el Folies Bergères, donde se paseaba con un leopardo, y unos años más tarde comenzó su carrera en el cine. Se hizo francesa en 1937 y dos años después se unió a la Resistencia. De 1941 a 1944, vivió en Marruecos y recogió todo tipo de información para los aliados.

En la Liberación, recibió la medalla de la Resistencia francesa y fue nombrada Caballero de la Legión de Honor por Charles de Gaulle.

Después de la guerra, Josephine Baker se implicó en varias causas que le eran próximas. En el castillo deMilandes, adoptó 11 niños de todos los orígenes a los que llamó su «tribu del arco iris» y luchó activamente contra la segregación racial. Pero esta vida dedicada a las causas justas era costosa y Josephine Baker se encontró acorralada por las deudas. Tanto es así que se vio obligada a vender su castillo.

Con la ayuda de Brigitte Bardot, Jean-Claude Brialy y sobre todo Grace de Mónaco, volvió a los escenarios en París. En esta ciudad que tanto amaba murió el 12 de abril de 1975. ¡Sigue siendo una estrella entre los coleccionistas y es una de las celebridades más buscadas en fotografías y postales en Delcampe!

Louise Brooks, la actriz con el casco negro

Nacida en 1906 en Kansas, Louise Brooks comenzó su carrera como bailarina. Tras una temporada en Europa en espectáculos solo para hombres, Louise Brooks se unió a las Ziegfield Follies en Broadway. Allí fue descubierta por el productor Walter Wanger y se convirtió en actriz de comedias ligeras y mudas. Pronto tuvo éxito. Su peinado corto con casco negro se convirtió en el peinado de moda en todo el mundo.

Sin embargo, Louise se cansó de las películas de Hollywood y decidió seguir su carrera en Europa. Aceptó así el papel principal en Loulou, que la convirtió en un icono del cine sensual. Hizo algunas películas más en Europa antes de regresar a Estados Unidos. Las puertas se estaban cerrando. Amparada en su fuerte carácter, Louise Brooks se negaba a grabar las voces de sus películas mudas, lo que no era del agrado de los productores de Hollywood.

 

Se vio obligada entonces a aceptar papeles pequeños y mal pagados. Humillada, decidió volver a Kansas para crear una escuela de danza. Pero allí tampoco fue bien recibida y se marchó a Nueva York, donde aceptó un trabajo como vendedora antes de convertirse en prostituta.

Su vida iba mal. Afortunadamente, su suerte cambió y Louise Brooks comenzó una carrera como periodista y crítica de cine. A principios de los años 50, su talento fue finalmente reconocido por el periodista francés Henri Langlois, que dijo: «Ni Garbo, ni Dietrich, solo Louise Brooks!”.

Al final de su vida, comenzó a escribir. Murió en 1985 de un ataque al corazón, pero seguirá siendo un icono del cine y de los coleccionistas para siempre

Descubra las fotos de miles de famosos en Delcampe.

Escrito por Héloïse

Dejar un comentario

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Debe utilizar estos atributos y etiquetas HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.