Una de las obsesiones más comunes entre los coleccionistas es saber lo que ocurrirá con su colección cuando fallezcan. Muy a menudo, no tienen a nadie en su familia a quien confiar los tesoros que han reunido a lo largo de los años.

¿Qué se puede hacer?

Muchos deciden rendirse y vender su colección en vida. Lo cual no viene nada mal a sus herederos; es más, les quita un gran peso de encima. En realidad, si nadie está interesado en retomar la colección es muy probable que se deba a que se desconoce su valor real. Por lo tanto es muy fácil que les engañen al revenderla. Si el coleccionista la pone a la venta (en Delcampe, por ejemplo), podrá distinguir las piezas de valor y obtener el mejor precio.

Personalmente, creo que lo mejor siempre será fomentar el interés de los niños por su colección desde una edad temprana. ¿Colecciona cómics? ¡Léalos con los más pequeños! ¿Colecciona sellos? Realice actividades lúdicas sobre este tema. ¿No sabe qué hacer? ¡Nosotros le damos ideas!

Cómo interesar a los niños en la filatelia

¡No espere convencer a las masas con su colección de Ceres! Escoja algo más razonable que gire en torno a temas que le interesen al niño.

Escoja un tema que le atraiga, ya sean flores, animales o su deporte favorito. Una búsqueda en internet de las distintas posibilidades le agradará sin lugar a dudas. Hoy en día no hace falta estar sentado toda una tarde colocando sellos en los álbumes con las pinzas. ¡Probablemente no tendría mucho éxito!

En cambio, si hacen búsquedas en internet, quizá de algunos diseños sobre la temática que hayan elegido juntos, tendrá claramente más posibilidades de trasmitirle su pasión al pequeño.

Cómo interesar a los niños en las postales

La temática es una buena forma de comenzar con las postales desde el punto de vista lúdico. De nuevo, tendrá muchísimo entre lo que elegir. Más allá de la temática, también puede aumentar su interés si le muestra cómo eran antes ciertos lugares que conozca. Ya sea su colegio, la plaza del barrio o su calle, con esto despertará su curiosidad. Una buena manera de entrar en materia para fomentarle esta pasión…

En general

Los niños son curiosos y se interesan fácilmente por las cosas si tienen la oportunidad. No le lleve a una asociación donde se entre mucho en detalles (esto será para más adelante). Podría aburrirse y entonces la visita tendría el efecto contrario de lo que usted busca. En cambio, una visita a un museo lúdico (¡si es posible que no dure mucho y que termine con un helado!) probablemente le provoque “el efecto del objeto transicional”.

Para aquellos que nunca han oído hablar de esto, “el efecto del objeto transicional” es la necesidad de llevarse a casa un souvenir de una visita. No en vano las tiendas de souvenirs de los museos están llenas de maravillosos artículos que vuelan en manos de turistas.

El truco es sencillo: compre uno de los productos de la categoría que colecciona (sello, postal, pieza, juguete, figurita…) y repita una visita de este tipo en otra ocasión con el mismo proceso. ¡Habrá empezado la colección del pequeño! Y, lo que es aún mejor, habrá pasado un momento agradable con él.

¡Escojan juntos la temática que les interesa en Delcampe!

Héloïse

Escrito por Héloïse

Dejar un comentario

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Debe utilizar estos atributos y etiquetas HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

3 comentarios

  1. Excelente articulo

  2. Avatar

    Buena intención la de fomentar el coleccionísmo pero lo veo mal por las nuevas tecnologías

  3. Buen artículo, aunque en mi caso, colecciono fotografías antiguas. Muchas de ellas son muy interesantes por los estudios fotográficos que las realizaron, el tipo de soporte, el tiempo en el que fueron hechas, los personajes… En su gran mayoría a la gente que conozco les gustan, se les hacen objetos atractivos, pero algunos de estos objetos requieren un proceso de conservación que tal vez la gente no esté dispuesta a realizar. Es curioso, pero tal vez todo esto termine en algún momento de mi vida en un archivo.

    Gracias por el artículo.