La más bella embajadora de la filatelia sigue siendo, sin la más mínima duda, Audrey Hepburn. No es que fuera coleccionista, pero su participación en la película Charade en 1963 la convierte en un icono. Desde entonces, la filatelia le ha rendido homenaje. Incluso está en uno de los sellos modernos más caros del mundo.

¿Quién es Audrey Hepburn?

Nacida en Bruselas en mayo de 1929, el nombre de nacimiento de Audrey Hepburn es Audrey Ruston.

A una edad muy temprana, Audrey Hepburn desarrolló una pasión por la danza clásica. Ella le debe su gracia y su delgada figura.

En 1935, los padres de Audrey se separaron. Audrey se fue a vivir a Inglaterra antes de regresar a los Países Bajos al comienzo de la Segunda Guerra Mundial, donde su madre cambió su nombre a Edda Van Heemstra para salvar a su hija de un nombre que suena inglés.

Los años de la guerra fueron muy difíciles para la joven hija. Sufre de desnutrición y depresión. La desnutrición la obligará a dejar de bailar, ya que no tiene fuerzas para hacer ejercicio. Su gran tamaño le prohíbe acceder a una vida como bailarina de ballet, Audrey Hepburn se verá obligada a cambiar su camino.

Después de la guerra, Audrey eligió su nombre artístico. Será Audrey Hepburn en homenaje a un probable antepasado de este nombre. Por lo tanto, no está emparentada con la actriz Katharine Hepburn, que también fue uno de los grandes iconos de Hollywood.

Se mudó a Londres donde trabajó como modelo en varias ocasiones mientras continuaba sus estudios. Fue a finales de la década de 1940 cuando realmente comenzó a interesarse por la actuación.

Audrey Hepburn comenzó su carrera de actriz en 1948 con un pequeño papel en ” Holandés en siete lecciones”.

Tuvo que esperar un poco más para conseguir un gran papel en las películas. En 1953, interpretó a la princesa Ana en “Vacaciones en Roma”. Este papel le dará un Oscar y el reconocimiento que le permitirá una carrera cinematográfica de alto vuelo.

Dando la respuesta a los más grandes actores de la época como Fred Astair, Cary Grant o Gary Cooper… Audrey Hepburn seguirá las películas de éxito.

A nivel de su vida sentimental, Audrey está en pareja, desde 1953, con Mel Ferrer del que tendrá un hijo Sean. El divorcio de la pareja en 1968 marca un punto de inflexión en su vida. Es al mismo tiempo que ella detendrá su carrera de actriz.

Se vuelve a casar al año siguiente con un psiquiatra italiano llamado Andrea Dotti y tendrá un hijo Luca. La pareja vivía en Roma pero se divorció en 1982. Su última gran historia de amor, Audrey Hepburn la compartirá con el actor holandés Robert Wolders.

Después de detener su carrera cinematográfica (todavía actuará un poco), Audrey Hepburn decide dedicarse a una gran causa: UNICEF. Hasta la aparición de su cáncer en 1992, estará muy involucrada en la defensa de los niños en todo el mundo y en particular en África y América del Sur.

Víctima de cáncer, Audrey Hepburn morirá el 20 de enero de 1993 en Suiza, pero permanecerá para siempre en nuestras mentes.

El cigarro que no faltaba

Como dijimos al principio de este artículo, la cara muy bonita de Audrey Hepburn se utiliza en la filatelia moderna y, sobre todo, es a él a quien encontramos en una de las mayores rarezas de la década de 2000.

En 2001, Alemania quiere crear un número de caridad. Acompañada por otras grandes estrellas como Marylin Monroe, Charlie Chaplin, Greta Garbo y Jean Gabin, la foto de Audrey Hepburn proviene directamente de la película “Desayuno con diamantes” pero con un retoque especial. En lugar de gafas de sol entre los dientes, la bella Audrey lleva una pitillera. Esto no fue del agrado de Sean Ferrer, el hijo de la actriz. Rechazó el programa porque no correspondía a los valores de la Fundación Audrey Hepburn y la UNICEF.

Pero las autoridades alemanas tomaron la delantera e imprimieron no menos de 14 millones de sellos modificados con foto. Todas las hojas de esta producción, excepto tres, tuvieron que ser destruidas. Dos se guardan en los archivos de la Oficina de Correos de Alemania, mientras que el último era parte de los archivos de Sean Ferrer. Este último lo vendió como parte de una venta benéfica a beneficio de la Fundación Audrey Hepburn y la UNICEF. La hoja de 10 sellos se vendió por 430.000 euros.

La historia debería terminar ahí porque se supone que los otros sellos están todos destruidos pero no lo están. Hasta la fecha, cinco sellos han reaparecido después de ser cancelados. Vendidas entre 2005 y 2009, fueron descubiertas o redescubiertas por afortunados filatelistas que las habían adquirido a precios muy bajos. Estos sellos se vendieron entre 53.000 y 135.000 euros (por un sello de esquina fechado). Una verdadera ganga para los dueños.

Pero entonces, ¿de dónde vinieron? La explicación más plausible es que una persona bien situada en la administración recibió y utilizó los sellos antes de que se destruyera la emisión. Es posible que unas pocas copias más de estos sellos estén todavía en la naturaleza…

¡No se necesitaría mucho más que eso para hacer feliz a un filatelista!

¿Es un coleccionista? ¡Millones de sellos le esperan en Delcampe!

Héloïse

Escrito por Héloïse

Dejar un comentario

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Debe utilizar estos atributos y etiquetas HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Un comentario

  1. Avatar

    Excelente información, la fantasía de todo coleccionista tener un sello de esa naturaleza o sellos fuera de serie, felicidades Héloise