¿Eras muy rico en 1923 con mil millones de marcos? Si tenemos en cuenta que un pan costaba 3 mil millones en ese momento, ¡la conclusión es que no! Sin embargo, estos billetes forman parte de la historia monetaria internacional y hacen las delicias de los numismáticos y otros coleccionistas de billetes.

Los billetes de mil millones se produjeron en Alemania en 1923 (República de Weimar) cuando el país sufría una crisis económica sin precedentes.

¿Cómo explicar este inflación?

Contrariamente a lo que podamos pensar, la inflación alemana no comenzó tras la Primera Guerra Mundial con la reclamación del esfuerzo de guerra de los Aliados. Sino que viene de mucho más atrás. Fue en 1914, al principio de la guerra, cuando comenzó este periodo. Financiar una guerra no sale gratis y Alemania, como sus opositores en el extranjero, vivía una época de privaciones.

El estado emitía en esta época numerosos bonos del estado a los que sus habitantes se suscribían. Al principio, estos bonos se ofrecían dos veces al año. A partir de 1916, el estado comenzó a emitirlos de forma más regular y a comunicar sus emisiones. En la sección de postales de Delcampe se pueden descubrir diferentes cartas de propaganda que incitaban a los alemanes o sus opositores a suscribirse.

La deuda alemán creció hasta tal punto que ya no se respetaba el patrón oro. El marco convertible en oro se abandonó para pasar al «papiermark».

¡Al final de la guerra, la deuda alemana alcanzaba los 150 mil millones de marcos! El tratado de Versailles firmado en 1919 no solucionó nada. Además de las regiones ricas que se le amputaron (Alsacia, Lorena y Sarre para Francia, los Cantons-de-l’Est belgas, un tercio de Silesia para Polonia, entre otros…), Alemania tuvo que consentir un esfuerzo de guerra para reparar los estragos causados por su incursión en Bélgica y Francia. La suma que se debía reembolsar se fijó en el precio de 132 mil millones de marcos de oro de 1914. Evidentemente, Alemania no disponía de esta cantidad. Conviene saber que, en esta época, la riqueza producida en todo el territorio alemán equivalía a 3 mil millones de marcos por año. Y peor aún, sus colonias y el aporte financiero de estas les fueron confiscadas.

Las industrias y una economía en plena deriva

En consecuencia, llegó el endeudamiento de los grupos industriales. La inflación les permitió pagar sus deudas con el banco central alemán de forma más rápida.

Los grupos financieros europeos financiaron a este banco central alemán invirtiendo capitales extranjeros. Por desgracia, muchos especulaban a la baja y sus inversiones eran de corta duración. Los beneficios fueron significativos para los inversores, pero destruyeron la economía alemana.

1923, el punto culminante de la hiperinflación

En 1922, Wilhelm Cuno accedió al poder. Intentó llegar a un acuerdo con Francia para aplazar los plazos de pago de su país, pero Francia lo rechazó.

Se dejaron de fabricar monedas porque el coste de fabricación era superior al valor de estas. Aparte del banco central alemán que inyectaba sin cesar nuevos billetes en la economía, hubo otros agentes económicos del país que también se pusieron a emitir billetes.

Los cambios de divisas se modificaron notablemente. Por ejemplo, en julio de 1922, un dólar valía 420 marcos. En enero de 1923, valía 49 000 y ¡en noviembre de 1923, valía 4 200 000 000 000!

¡La rapidez de la inflación era tal que a los trabajadores se les pagaba dos veces al día! ¡Una cerveza costaba 4 mil millones de marcos!

¿Qué tipos de billetes existen?

El primer billete de mil millones de marcos data del 1 de octubre de 1923 en el banco bávaro. Unos días más tarde, el banco lanzaba la impresión de nuevos valores: 5 mil millones (18/10/1923) y 50 mil millones (24/10/1923).

Mientras que el banco de Sajonia emitió el 20 de octubre de 1923 billetes de 20 mil millones y de 100 mil millones. En el mes de noviembre (el 15/11/1923), creó billetes de 1 y 10 billones de marcos, es decir, ¡1 000 000 000 000 y 10 000 000 000 000!

La banca de Wurtemberg imprimió tres billetes de mil millones alemanes. El billete de 10 mil millones (dos tiradas: el 30 de noviembre de 1923 y el 31 de diciembre de 1923). El billete de 50 mil millones y el billete de 500 mil millones.

El primer billete de 2 mil millones de marcos y su hermano de 100 mil millones aparecieron el 25 de septiembre de 1923 el primero y el 30 de octubre de 1923 el segundo.

Decenas de tipos de billetes alemanes de mil millones

El Ministerio de Transporte también emitió sus propios billetes en miles de millones. Berlín, Baviera, Breslavia, Cassel, Dresden, Elberfeld, Erfurt, Fráncfort, Halle, Hannover, Karlsruhe, Colonia, Königsberg, Magdeburgo, Münster, Opole, Stettin (Szczecin) y Stuttgart, todas se lanzaron en la emisión de billetes. En total, existen más de 100 tipos de billetes diferentes.

La estabilización y la salida de la crisis

En agosto de 1923, debido al alcance de la crisis, Cuno dimite. Lo reemplaza Gustac Stresemann, quien toma tres medidas importantes en 1924:

– Prohíbe la emisión de monedas privadas.
– Disminuye el número de monedas de pago a disposición de los alemanes.
– Opta por una congelación de los créditos.

También bloquea la especulación extranjera y rechaza devolver sus capitales en otra moneda que no sea el Rentenmark (marco seguro). Lanzada en diciembre de 1923, esta moneda se refleja en la riqueza agrícola e industrial del país.
En unos meses, la economía alemana estaba salvada. A partir de 1925, los países extranjeros vuelven a invertir sus capitales en Alemania. Y esta seguirá próspera hasta 1929.

Si quiere encontrar otros billetes alemanes, ¡descubre esta categoría en Delcampe !

 

Héloïse

Escrito por Héloïse

Dejar un comentario

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Debe utilizar estos atributos y etiquetas HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.