Para abordar este tema contamos con la colaboración de Bruno Visentini. Bruno es el presidente de la Federación Francesa de Asociaciones Numismáticas (FFAN) y, como tal, ha aceptado que le entrevistemos para ayudarnos a descubrir esta pasión magnífica.

¿Cómo cree que debe elegirse un tema en numismática?

La elección viene por sí sola. Normalmente, un numismático se interesa al principio por todo lo que le llega y, con el tiempo, se da cuenta de que hay temas que le llaman más la atención que otros. El interés se puede generar a raíz de la historia de Napoleón o de las familias reales, pero también surge normalmente de la región de la que procedemos. Hay muchas personas que coleccionan las monedas que se han acuñado en ciudades como Toulouse, Lyon, Burdeos, etc. porque en ellas había antiguamente talleres de acuñación de monedas. También hay quien hereda la colección de su padre y toma el relevo.

¿Y usted qué colecciona?

Yo empecé a coleccionar las monedas rusas: desde la Tmutarakan, la primera moneda rusa acuñada en 980, hasta las monedas anteriores a Pedro I. Con esta colección descubrí la historia de Rusia. Después, me puse a coleccionar las monedas fraccionarias francesas (10 céntimos, 20 céntimos, 25 céntimos, 50 céntimos, ¼ de franco, ½ de franco), pero en una calidad excepcional (FDC – MS 65 a MS 70). Las pequeñas son muy difíciles de encontrar porque tienen un relieve muy fino. Así fue como aprendí a apreciar la calidad de las monedas. Soy de los que prefiere tener una colección de 30 monedas de gran calidad que 500 monedas de calidad media. Desde que me convertí en profesional ya no colecciono nada más. Cuando doy con una moneda extraordinaria siempre me hago la misma pregunta: ¿dejo que otros la disfruten o me la quedo yo? Ahora estoy preparando para mi hija una colección temática sobre los caballos, desde la antigüedad hasta la actualidad.

¿Cuál cree que son las herramientas indispensables para aventurarse en este mundo?

Lo más importante para empezar es saber qué queremos coleccionar. La principal herramienta es la paciencia, y también es fundamental tener muchos libros sobre el tema. Hoy día es bastante sencillo empezar gracias a las tecnologías digitales, aunque yo sigo prefiriendo empaparme de libros especializados. Cuando empecé con la colección de monedas rusas, me compré un montón de libros sobre la historia de Rusia del siglo XVIII y XIX para aprender sobre su historia durante esa época. Además, es una bonita forma de hacerse con una buena biblioteca y una buena colección de monedas. En cuanto a los libros de numismática, siempre intento buscar aquellos que nuestros abuelos conocen desde la infancia porque, aunque tengan algunos errores o les falte cierta información, contienen muchísimos más detalles que los libros actuales.

¿Cuáles son los elementos más importantes que se pueden encontrar en una moneda? ¿En qué hay que fijarse?

Cada moneda tiene una historia que contar. Me refiero a las monedas anteriores al euro. Por ejemplo, el franco del caballo es el primer franco francés. Esta moneda se acuñó en 1360 para pagar el rescate de Juan II de Francia (1350-1364) cuando cayó prisionero de los ingleses.

En la cara de la moneda se puede ver a Juan II de Francia, el Bueno, montando a caballo, junto con la inscripción IOHANNES DEI GRATIA • FRANCORV REX, que significa «Juan, rey de los Franceses por la gracia de Dios».

En la cruz de la moneda se muestra una cruz con un cuadrifolio en el centro y esta, a su vez, dentro de un cuadrifolio más grande, muy ornamentado, con cuatro tréboles y con la inscripción XPC VINCIT •XPC REGNAT • XPC IMPERAT, que significa «Cristo vence, Cristo reina, Cristo gobierna».

En el anverso o cara aparece el símbolo de la autoridad que acuña la moneda (retrato o monumento en el caso de las monedas conmemorativas), y en el reverso o cruz está el motivo principal con el valor facial. Cruz = reverso / Cara = anverso

¿Cómo se pueden conseguir monedas nuevas para aumentar la colección?

Lo mejor es asistir a los encuentros y salones numismáticos y de coleccionistas. Las redes también abren muchas puertas. A veces desconfío de Internet porque no hay nada que se parezca más entre sí como dos monedas. En ese caso, tanto la descripción como las fotos son sumamente importantes para asegurarnos de la calidad de una moneda y de que realmente estamos comprando lo que andamos buscando. Cuando se compra por Internet, es muy importante que se haga a través de páginas dedicadas a coleccionistas, como Delcampe, y de vendedores profesionales para evitar sorpresas inesperadas. Personalmente, yo prefiero sostener la moneda y tocarla para saber si realmente me gusta o no. Hay veces que he tenido monedas fantásticas entre las manos y no he sentido absolutamente nada. Cuando tengo esa sensación con alguna moneda, no la compro y espero hasta encontrar otra que transmita algo.

¿Qué es más fácil: coleccionar billetes o monedas? ¿Por qué?

Son dos estilos de colección diferentes. Los billetes son más frágiles, y los pliegues y las marcas disminuyen el valor, así que hay que tener mucho cuidado.

Coleccionar es muy sencillo porque es posible encontrar todo. Si se coleccionan billetes franceses, se encuentran todos los billetes. Claro que habrá que pagar un precio alto por los billetes más raros pero, en general, todos se pueden encontrar.

En junio de 2018 compré un clasificador de billetes franceses. Contenía pocos billetes y además eran de calidad media, pero por suerte encontré uno de 100 francos negro de 1848 y firmado a mano. No estaba en buen estado porque le faltaba un trozo y estaba pegado con celo, pero es el cuarto del que se conoce su existencia en Francia.

 

¿Qué ventajas tiene pertenecer a un club de numismática?

Los clubs de numismática están ahí para responder a nuestras preguntas y ayudarnos en lo que necesitemos. Las reuniones mensuales que organizan son una buena oportunidad para hablar de nuestros temas preferidos. Asociarse a un club numismático es muy útil para intercambiar monedas con otros socios y aumentar nuestras colecciones.

Para que un club funcione, personalmente creo que la clave está en ayudar y dar soluciones a sus socios, independientemente de la edad que tengan. Todos los socios deben tener un padrino en la asociación para aprender de ellos y que intercambien sus ideas y puntos de vista sobre numismática. Y todo el que se asocie debe hacerlo sobre todo para compartir sus conocimientos.

Ahora mismo estoy realizando un censo de las asociaciones numismáticas que hay en Francia, y muchos presidentes de varios clubs me han preguntado qué pueden hacer para que los jóvenes y las mujeres se interesen por la numismática. Así que abrí un debate sobre el tema en varias redes sociales que duró 48 horas. Los resultados que hemos obtenido son bastante interesantes y estamos terminando de analizarlos.

¿Es posible terminar una colección?

¡Eso es una pregunta muy amplia! Todo depende de si nos ceñimos o no a un tema al pie de la raya. Me explico: Si colecciono monedas francesas de la 5.ª República, con tener una moneda de cada tipo ya puedo decir que tengo la colección completa. Pero si lo que quiero es ir mejorando en calidad, seguiré buscando hasta encontrar monedas de la 5.ª República que ya tengo pero de mayor calidad.
Tengo un amigo que colecciona las monedas de 1 céntimo de Napoleón III con la cabeza descubierta. Busca las de todos los años y de todos los talleres, todas ellas en una calidad magnífica. Podría dejar la colección ahí y no pasaría nada, pero también busca todas las pruebas y muestras de esta moneda. Así que seguramente nunca llegue a tener todas las monedas porque de algunas solamente se sabe que existen uno o dos ejemplares. La verdad es que me alegra mucho haberle animado a comprar la moneda en oro de 1 céntimo de Napoleón III con la cabeza descubierta, de la que solamente se conocen 3 ejemplares. No tiene una colección de muchas monedas, pero aun así es una colección excepcional.

¿Qué consejos le daría a todo aquel que quiera adentrarse en el mundo de la numismática?

Lo más importante de todo es tener paciencia y disfrutar con la compra de monedas. Se necesita mucho tiempo para conseguir una bonita colección. También hay que disponer de muchos libros que traten el tema de la colección. Cuantos más libros se tengan sobre el tema, más conocimientos se tendrán y más experto se será.

Hay que elegir un tema para evitar comprar cualquier cosa.

Es preferible la calidad a la cantidad. Más vale comprar una moneda por 50 euros cada mes que 50 monedas por 1 euro. Con el tiempo uno se va dando cuenta de estas cosas.

Y es importante pedir consejos a los profesionales y estar en un club de numismática para poder compartir nuestra pasión.

Además, en las colecciones de monedas es fundamental saber conservarlas bien. No hay que limpiarlas nunca. El valor de las monedas no se mide por si brillan más o menos.

Hay que procurar tener una colección de calidad homogénea. Y no hay que fiarse de los supuestos chollos. Si tenemos dudas, lo suyo es preguntar a otros coleccionistas.

Escrito por Héloïse

Dejar un comentario

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Debe utilizar estos atributos y etiquetas HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Un comentario

  1. Hola buenas, tengo varias monedas tanto de mi abu
    Como de mi padre…
    Quisiera venderlas!!!
    Uno me quiso, comprar algunas salteadas y le deje el libro y no me di cuenta que me quito una…
    En fin, quisiera venderlas
    Eso si, no se las dejo a nadie
    El que me la quito es un conocido y un miserable.