Los coleccionistas de etiquetas de quesos se llaman tirosemiófilos. El camembert es el rey de todos los quesos coleccionables gracias, sin duda, a su cajita redonda que es particularmente práctica. Hay un montón de ilustraciones preciosas y, algunas de ellas, son testigos de ciertos momentos históricos.

El queso camembert de Normandía, el más famoso

El camembert de Normandía es un queso de leche cruda de vaca producido y transformado en Normandía, y que en 1982 recibió la denominación de origen protegida por su sabor inimitable.
Según cuenta la leyenda, este queso se lo debemos a una granjera de Camembert, Marie Harel (Fontaine de apellido de soltera), que lo inventó a finales del siglo XVIII. Sus herederos consiguieron llevar el negocio al éxito hasta tal punto que el queso se ha convertido en uno de los productos estrella de la región de Normandía.

Al principio el queso se envolvía en paja, una opción que no ayudaba mucho a su conservación en los trayectos de larga duración. A finales del siglo XIX, los productores de camembert empezaron a utilizar definitivamente la caja redonda de madera de álamo que conocemos en la actualidad. Fue también por entonces cuando se crearon las
primeras etiquetas de queso.

Así pues, este queso conquistó a la región rápidamente. Para proteger la reputación del queso, 53 queseros crearon el Sindicato de Productores del Auténtico Camembert de Normadía.

1001 temáticas para las etiquetas de camembert

Desde la adorable granjera de vacas normanda hasta los monjes o los molinos, los artesanos dan rienda suelta a la creatividad para que sus quesos tengan las
etiquetas más bonitas. ¡Una auténtica delicia para los coleccionistas! En Delcampe encontrará etiquetas de un valor muy variado: desde unos céntimos hasta cientos de euros según la rareza y el estado de las etiquetas.

 

El camembert, un queso patriótico

Muchas etiquetas de camembert están relacionadas con la Primera Guerra Mundial. Y con razón, pues la Gran Guerra tuvo un enorme impacto en la reputación de este queso, pues fue gracias a este suceso que el camembert empezó a conocerse por toda Francia. Un despliegue que se debe a la movilización de los queseros de Normandía.

Según el libro «Le camembert, mythe français» de Pierre Boisard, en 1917 el productor Louis Serey propuso a otros miembros del Sindicato de Productores del Auténtico Camembert de Normadía realizar una jornada de producción en la armada francesa. Aceptaron y la organizaron.

Así, los productores de camembert empezaron a introducir su queso en los almacenes centrales de la armada. Enseguida, el camembert se incluyó en la ración de la tropa de los «poilu», quienes quedaron maravillados con los buenos quesos camembert de Normadía.

Fue entonces cuando muchos productores de camembert empezaron a decorar las cajas con ilustraciones patrióticas: un «poilu», los colores de Francia, etc.

No dudaron en mostrar su orgullo nacional. Un dato importante es que, durante la guerra, se dio prioridad al abastecimiento de comida del frente en detrimento del de la retaguardia.

Este patriotismo se volvió sumamente provechoso. En primer lugar, daba muy buena imagen a los consumidores, pero es que, además, el camembert se convirtió en una especie de magdalena de Proust para los antiguos soldados. Este tentempié tan esperado y delicioso llegó a los hogares y ya nunca saldrá de allí.

Miles de etiquetas de quesos en venta en Delcampe.

 

Héloïse

Escrito por Héloïse

Dejar un comentario

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Debe utilizar estos atributos y etiquetas HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.