Pocos medios de transporte son tan famosos como el Orient-Express. El proyecto de este tren de lujo para viajes cómodos de larga distancia fue iniciado en 1883 por la International Sleeping Car Company. En aquella época, la idea era unir Europa y Asia por ferrocarril.

El ingeniero belga Georges Nagelmackers fue el responsable de este proyecto. Su idea era combinar la comodidad de los viajes en transatlánticos con los trenes-cama americanos que permitían a los viajeros realizar viajes de larga distancia en Estados Unidos.

Nagelmackers fundó la International Sleeping Car Company en 1876. En 1882, su sueño comenzó a tomar forma con el lanzamiento de la línea exprés París-Viena a bordo de un tren de lujo. Tras el éxito de esta línea, decidió extenderla hasta Constantinopla, para deleite de los viajeros para los que Oriente estaba de moda.

El 5 de junio de 1883, el Orient-Express partió de la estación de Estrasburgo en París, actual Gare de l’Est, para realizar un viaje de más de 3 000 kilómetros en dos semanas. Esta línea tendrá mucho éxito. En 1885, el viaje entre París y Viena podía realizarse diariamente.

Hasta finales del siglo XIX, la Compagnie Internationale des Wagons-Lits creció en poder, uniendo nuevas capitales europeas a bordo de sus trenes de lujo, que despertaban la curiosidad del público. La gran novelista británica Agatha Christie tomó de aquí la inspiración para su novela «Asesinato en el Orient-Express».

Durante la Primera Guerra Mundial, las líneas fueron cortadas. Alemania y Austria requisaron los vagones para crear sus propias líneas de coches cama. El vagón restaurante del Orient-Express fue el escenario de la firma del
Armisticio en Compiègne. Los trenes Orient-Express fueron uno de los puntos tratados en el Tratado de Versalles de 1919.

En el periodo de entreguerras, el Orient-Express vivió un periodo de auge, gracias sobre todo a la construcción del túnel de Simplon. Esto permitió unir Suiza e Italia pasando por debajo de las montañas.

La Compagnie Internationale des Wagons-lits amplió el concepto para incluir un ferry que uniera París y Londres. La Segunda Guerra Mundial complicó los viajes intercontinentales. Los coches fueron requisados, saboteados y bombardeados, y las pérdidas para el Orient-Express fueron enormes.

 

La Compañía reanudó sus actividades al final de la guerra de forma más o menos completa hasta el comienzo de la Guerra Fría. Los países de Europa del Este, poco motivados por el paso de estas líneas por sus territorios,complicaron los trámites de acceso a su territorio, creando graves retrasos en los trayectos del Orient-Express. Por no hablar del hecho de que los comunistas lanzaron sus propias líneas de competencia.

A partir de la década de 1960, las líneas del Orient-Express fueron sustituidas paulatinamente por líneas ferroviarias más tradicionales hasta principios de la década de 1970, cuando la International Sleeping Car Company dejó de prestar el servicio por sí misma y alquiló sus vagones a empresas ferroviarias nacionales.

En las décadas siguientes se llevaron a cabo varias iniciativas para revivir este mítico tren, pero sin éxito.

Desde 2011, la SNCF (Sociedad Nacional de Ferrocarriles Franceses) ha comprado y renovado siete de los legendarios vagones. En 2022, volverán a ponerse sobre los raíles para reanudar el servicio en el espléndido escenario de antaño. Mientras tanto, ¡disfrute viendo las postales de la época!

Escrito por Héloïse

Dejar un comentario

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Debe utilizar estos atributos y etiquetas HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.