El dedal es un pequeño y muy antiguo objeto que data de la Edad Media y se usan para proteger los dedos del costurero. La mayoría de los dedales son de metal y están salpicados por el exterior. También hay dedales hechos de marfil, porcelana o incluso hueso. Pueden cubrir todo el dedo o ser un simple anillo.

Los coleccionistas de dedales pueden coleccionar de diferentes maneras. Algunos coleccionan antiguos dedales. En este caso, les interesan los dedales de metal o marfil, no los de porcelana decorados. Aprecian las irregularidades en los contornos del dedal, signos de una probable artesanía, como fue el caso de los dedales antes de 1800. El tamaño de los dedales también parece ser un buen indicador porque los antiguos dedales no son tan anchos. ¡Parece ser que las costureras de la época tenían los dedos más finos que hoy! Por supuesto, están muy interesados en antiguas y hermosas cinceladuras y en metales nobles.

Otros coleccionistas han elegido dedales de porcelana. Estos son más modernos y datan como mucho del siglo XVIII. El presupuesto que representa esta colección es mucho menos importante. Hay muchos diseños, ya sea pintados en los dedales o modificando su apariencia. El dedal publicitario apareció en el siglo XX. Se pueden encontrar en varias colecciones.

¡Si usted también quiere empezar una colección de dedales, no dude en limitarse ya que hay miles de patrones y estilos diferentes! ¡Descúbrelos en Delcampe!

Héloïse

Escrito por Héloïse

Dejar un comentario

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Debe utilizar estos atributos y etiquetas HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Un comentario

  1. Avatar

    Gracias Héloise por la información, mi esposa inició su colección de dedales cuando fuimos de vacaciones en Viena, Austria y ahi la leva.
    Saludos y un abrazo.
    Roberto Benjamin